Esta sesión está inspirada en el arte del maestro del suspenso "Alfred Hitchcock", al igual que en el arte del "Fotógrafo del Terror" Joshua Hoffine.

Todas las fotografías fueron editadas sólo usando "Lightroom". 

Breve relato de 2 personajes:

Lo recuerdo perfectamente, eran las 11 de la noche de un caluroso viernes de octubre, cuando de repente se cortó el agua en mi quinta (nunca había sucedido). Al día siguiente se le ordenó al jardinero revisar el viejo tanque de agua para verificar cuál era el problema. Al subir por las estrechas escaleras de madera, el jardinero quedó sorprendido al ver que había un cadáver en el fondo del tanque tapando el filtro. Lo curioso es que el jardinero no sabía quién era, ni de dónde salió, o peor aún, cómo terminó en ese lugar. Se trataba del cuerpo de una niña que vestía un camisón blanco con manchas de sangre; aparentemente, de alguna manera, se había ahogado en el viejo tanque de agua. El jardinero, muy perturbado por lo que vio, bajo las escaleras y avisó inmediatamente lo sucedido. Al instante, lo acompañé al viejo tanque de agua; esta vez, él se negó a subir. No me quedó otra que empezar a trepar las viejas escaleras de madera yo solo. Cada escalón realizado me acercaba más al misterio.. quién era la niña? cómo llegó al lugar? qué le pasó? Una vez arriba, y para mi sorpresa, me percaté que el tanque de agua estaba totalmente limpio, algo que no tenía sentido según el relato del propio jardinero. Al bajar del tanque, aún algo pensativo, busqué al jardinero para saber si se trataba de alguna broma, no obstante, él había desaparecido. Después de buscarlo por toda la quinta decidí volver a subir al tanque de agua, para saber si me estaba volviendo loco, sin embargo, en ésta ocasión, el ambiente se sintió totalmente pesado. Al mirar detenidamente por segunda vez el viejo tanque de agua en busca de alguna pista, encontré el machete del jardinero hundido, y en el fondo, una nota escrita en el piso rasgado que decía: ¡Volveré..!

Nunca más volví a ver al jardinero después de ese extraño suceso. Respecto a la niña, el casero de mi quinta que vigila el lugar, asegura que todos los viernes en la noche, se escucha la voz de una niña rondando el lugar. Según él, la ha visto... ella viste de camisón blanco, y tiene la cara pálida llena de heridas. Los columpios son su lugar favorito. 

Hoy en día, el pasto y el jardín en mi quinta, misteriosamente no crece y se mantiene impecable. Por si fuera poco, todos los viernes a las 11 de la noche, aún se sigue cortando el agua..... supongo que algunas almas en pena al momento de morir, simplemente deciden quedarse.

Historia de ciencia/ficción As

El Jardinero

La Niña

1/1